CENTRO DE TERAPIA CELULAR & MEDICINA REGENERATIVA

Una infiltración consiste en la inyección de un medicamento en una articulación, una herida, un tejido blando o un nervio, para que actúe directamente sobre la zona lesionada.


​En general se utilizan en procesos inflamatorios localizados dolorosos, con el objetivo de aliviar el dolor de manera rápida, recuperar movilidad y acelerar el proceso curativo de:

  • Inflamaciones articulares agudas o crónicas, tipo artrosis, artritis, capsulitis o bursitis.
  • Inflamación de tejidos blandos no infectados, tipo tenosinovitis, fascitis o neuritis de Morton.
  • Insuficiente respuesta terapéutica a tratamientos farmacológicos sistémicos.


​La infiltraciones se clasifican según la estructura anatómica sobre la que se actúa:

  • articulación, son las más frecuentes y suelen ser los hombros, codos, caderas, rodillas, manos y pies.
  • nervio
  • tejido blando.